F

A lo largo de todo el mundo, los ciudadanos experimentan con nuevos enfoques desde abajo, con un impacto positivo sobre la vida de la gente. Aunque en su mayoría son ignorados por las estructuras tradicionales del poder, consiguen a menudo ofrecer las respuestas y soluciones necesarias.
Estas iniciativas pioneras deben salir a la luz, obtener reconocimiento y recibir apoyo para que puedan llegar a los amplios sectores decisivos de la población capaces de influir con ellas sobre gobiernos y mercados.
Por ello, se necesita un nuevo catalizador, un referente internacional innovador capaz de traer el cambio tanto a nivel personal como colectivo.
Es una necesidad crucial la existencia de un espacio físico y virtual que no se limite a aplicar los enfoques sociales, económicos y políticos tradicionales, sino que impulse y posibilite un análisis holístico. Un enfoque interdisciplinar que incluya al arte, la filosofía, la espiritualidad y el bienestar. Un enfoque que apele a nuestra razón tanto como a nuestras emociones, sentimientos y bienestar físico.
Un espacio y un enfoque que nos recuerden que cada uno de nosotros no está solo, sino que es una pequeña parte de un todo y, por tanto, también responsable de ese todo.